01 junio 2006


Hace tiempo, comentabamos un amigo y yo , que hoy en dia no se divierte el que no quiere. Veniamos los dos de hacer el duatlón de Baracaldo y me llevaba en su coche a su casa, ibamos hacia Getxo y nos percatábamos de la cantidad de eventos de todo tipo y para todos los publicos que se organizaban, hoy en dia se aburre el que quiere aburrirse, comentaba Tonio.

La verdad es que ,consideraciones aparte, somos unos privilegiados, tenemos un entorno inigualable y si lo comparamos con otras zonas o comarcas del pais, lo tenemos todo a 3 minutos de donde vivimos, sea lo que sea lo que nos propongamos hacer dentro del plano lúdico-deportivo.

Ayer por la tarde ,(como casi todas las tardes ahora en horario de verano) ,nos reunimos unos amigos para darle un poquito de gusto al cuerpo, descargar la tensión de un dia de trabajo y charlar de nuestras cosas.

Ultimamente nuestras rutas casi siempre discurren por la misma zona, a cuenta de repasar y mucho retocar el circuito por donde discurrira la marcha de este domingo, asi que ayer, con los deberes de marcado ya terminados, decidimos cambiar de zona y tirar hacia Candiano.

Ayer subimos por la 2ª via, no es la más complicada ni mucho menos, pero tiene ese encanto de subida cañera y mitica , sibiendo por el hormigón hasta meterte en el monte y además tiene unas vistas impresionantes, de las mejores de la zona.

Es increible lo bien que te hace sentir una ruta asi, una vez que llegas arriba y vas internándote en el sendero que atraviesa el monte, vas perdiendo la noción de la tarde, el tiempo se espesa y vas subiendo en hilera y en silencio, para no romper quizás el encanto , con esa sonrisa que marca la diferencia, el estar a gusto con uno mismo y con los amigos que te acompañan, el estar a gusto con lo que haces..




Ayer, la pista estaba especialmente bella, habia una luz verdaderamente mágica, el sendero estaba tapizado de una verde alfombra de hierba fresca , matas de margaritas perfectamente dibujadas blanco y amarillo sobre verde salpicaban el camino y nuestras huellas iban tatuando el sendero, dejando constancia temporal de nuestro paso por alli.

Una vez arriba, pasada la casa blanca medio derruida que acompaña al sendero, una postal de la desembocadura de la ria y una explosion de colores primaverales se te aperecen de repente y te pegan de lleno en todo el rostro, haciendo mella en todos nosotros.

Por más que he subido y subo por alli, siempre me pasa lo mismo, no hay fuerza de la costumbre, una vez más, es necesario parar y observar aquello, las vistas se extienden por toda la bahia, abarcando los montes adyacentes, mas allá , toda la mar en su explendor, azul , luminosa, es una auténtica gozada.

En sitios así es cuando sale lo mejor de cada uno y muy mala leche tienes que llevar o muy amargado tienes que estar para que no te salga una sonrisa y no te entren ganas de tender la mano al que está tu lado.


Seguimos el ascenso, en fila de a uno, a salir a la pista principal que sube al Candiano, una vez allí, risas y reconocimiento visual de las patucas , este año tenemos todos los "gatos" que se salen , y a estas alturas estamos todos muy pero que muy arañaos, además, es curioso, tenemos mas arañada la parte izda que la derecha, por lo menos en mi caso, en fin , un detalle para pensárselo.

La subida final al Candiano sigue siendo igual de dura como la recordabamos, alla arriba, cuando empiezas las rampas finales se va vislumbrando la antena y la caseta, desafiantes, mudos testigos de nuestro esfuerzo.

La pista rotisima, piedra suelta, bancales de grija y roderas para dar y tomar, de raza , como deciamos ayer.

Entre soplidos y resoplidos, algún crujir de cadena y de dientes tambien, y algún que otro juramento, fuimos subiendo, la parte final es como un escupitajo de desprecio que te echa esa mitica cima , Ya has llegado? Te duele?, Te jodes!!.

Hay sitios con encanto y la cima del Candiano es uno de ellos, las vistas son inmejorables, buena es esa atalaya para descubrir lo pequeños que somos nosotros pero lo grande que es la bici de montaña.

Allá arriba te sientes a gusto y si no fuera por la rasca que hacia nos hubiesemos quedado más tiempo.


Toca bajarla, nos fuimos otra vez para abajo , por donde habiamos venido, sin tocar nada, como que no quiere la cosa, esta vez con la sensación del obstaculo superado, del camino hecho y buscando ya, despues de tanto sano sufrimiento en la subida un poquito de diversion en la bajada.


De bajada, ¡como no!, optamos por la "3ª via" , para mi gusto, la via de ascenso mas cañera a ese pico, y de las más cañeras del catálogo local, descubierta en una tarde de verano cualquiera como esta, por pura casualidad y por simple afán exploratorio. Optamos por bajar por alli para presentarla a algunos compañeros que no la conocian.

Por la tercera, y de bajada, la diversión está asegurada, bajada rápida, virada, con obstaculos, sensación adrenálitica hasta el final.

Baja a cañón, sin concesiones, secciona el monte con matemática precisión, envolviendonos en sus retuertas, casi hasta el cementerio de Carasa, para alli, vomitarnos sin piedad a la carretera que sube a Padierniga.




Una ruta chula, si señor, hoy no se que nos esperará, seguro que algo bonito, hoy es tiempo de cerezas ........

Un saludo , compañeros.








3 comentarios:

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.